La planta de Llipi es esencial en la estrategia destinada a fortalecer una economía diversificada

UCOM MHE 18-12-20232.- La puesta en marcha de la Planta Industrial de Carbonato de Litio, administrada por la empresa estatal Yacimiento de Litio Bolivianos (YLB), forma parte de la estrategia nacional destinada a fortalecer y consolidar una economía diversificada y de base ancha, afirmó el presidente Luis Arce Catacora.

“En el pasado sólo teníamos un producto del que dependíamos, el gas, subía de precio y había platita, bajaba y no teníamos platita. Nuestros alcaldes y gobernadores lo saben, porque veían (los ingresos que percibían por) el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y las regalías, era lo único que miraban”, manifestó el Jefe de Estado.

Arce explicó que la estrategia del Gobierno busca fomentar diversas actividades económicas, entre las que se incluyen la producción de litio, la minería, los hidrocarburos, la agricultura y el turismo. En ese sentido, señaló que la planta de carbonato de litio contribuye al desarrollo integral de sectores clave, consolidando así una base económica amplia y sostenible.

Asimismo, el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, señaló que la puesta en marcha de la producción de carbonato de litio marca un hito en la senda hacia la consolidación de la industrialización, un recurso estratégico en la era de la energía renovable y la movilidad sostenible. Además, generará beneficios económicos sustanciales para el Estado, añadió.

La estatal YLB, encargada de la explotación de recursos evaporíticos, gestiona este proyecto en un momento en el que la demanda internacional de carbonato de litio experimentó un notable crecimiento, impulsada por la producción sostenida de vehículos eléctricos y otras actividades que demandan el producto.

El propósito central de esta iniciativa, según Molina, es la producción a escala industrial de carbonato de litio, alcanzando hasta 15 mil toneladas métricas por año, y convertir este recurso estratégico en uno de los pilares fundamentales de la economía nacional. La inversión total en la planta asciende a Bs 766.942.055, financiados por el Banco Central de Bolivia.