Usuarios pueden producir energía para su propio consumo y reducir gastos mediante la Generación Distribuida

UCOM MHE 19-03-24.- La Generación Distribuida ofrece a los bolivianos la oportunidad de convertirse en participantes activos en la producción de electricidad a través de pequeñas fuentes renovables respetuosas con el medio ambiente, tales como los sistemas solares fotovoltaicos (paneles solares) instalados en casas y edificios.

En la actualidad, Bolivia cuenta con normativas (Decreto 4477 Resolución AETN N° 486/2022) que fomentan la implementación de la Generación Distribuida de energía renovable conectada a la red eléctrica pública. Esta es una medida que incentivará la producción de electricidad para consumo propio y reducirá los gastos del hogar.

Con esta iniciativa, los ciudadanos bolivianos que deseen utilizar sistemas de generación propios, como la energía solar en sus viviendas, pueden integrar sus sistemas con la red de distribución local. De esta manera, generarán su propia energía para cubrir su demanda y, en caso de necesitar más, acceder a la electricidad de la red, lo que supone un significativo ahorro en sus gastos mensuales.

Asimismo, si los sistemas solares fotovoltaicos producen más energía de la necesaria para una vivienda, los usuarios tendrán la posibilidad de verter sus excedentes a la red de distribución local y recibir una compensación por la transmisión de energía eléctrica.

Este cambio tendrá un impacto tanto económico como medioambiental. Las familias bolivianas podrán ahorrar o incluso generar ingresos con su propia producción de electricidad, al mismo tiempo que se reduce la dependencia de los combustibles fósiles en los procesos de generación, lo que resultará en una disminución de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

La norma regulatoria exige que todas las instalaciones para Generación Distribuida deben ser realizadas por empresas instaladoras especializadas, debidamente registradas y habilitadas. Con esta medida, también se espera reactivar la economía y promover la incursión de pequeñas y medianas empresas en la instalación de sistemas fotovoltaicos.