Presidente Arce anuncia para este mes la inauguración de la Planta de Biodiésel I en Santa Cruz

UCOM MHE 20.03.24.- El presidente Luis Arce anunció para este mes la inauguración de la Planta de Biodiésel I en Santa Cruz y destacó la importancia del proyecto como un avance significativo para el país en la producción de biocombustibles en el contexto de la política de industrialización con sustitución de importaciones.

“La planta producirá biodiésel y este producto tendrá una mezcla establecida. Por lo tanto, la normativa (Decreto 5135) busca ampliar el margen de combinación del alcohol anhidro con gasolina y del biodiésel con diésel de origen fósil (…) que seguiremos importando, pero cada vez en menor proporción”, afirmó el Jefe de Estado al explicar el alcance de la norma y su trascendencia en la puesta en marcha del proyecto industrial.

Recordó que la Planta de Biodiésel II está en construcción en las instalaciones de YPFB, en la ciudad de El Alto, la cual también comenzará a producir el biocombustible hasta fines de año. Asimismo, mencionó que está en marcha la planta HVO (aceite vegetal hidrogenado), una infraestructura más grande para reciclar aceites, aceite crudo y grasa animal, entre otros, que se usarán para la producción de este diésel ecológico.

Arce aseguró que el país dejará de importar el 100% del diésel de origen fósil y, a largo plazo, la implementación de estas plantas industriales permitirá reducir la importación de diésel en un 65%, lo que posibilitará disminuir las erogaciones que el Estado realiza en la importación y la subvención a los combustibles.

La autoridad aclaró que en Bolivia la incursión en el uso de biocombustibles no es nueva, ya que es un producto que también se produce y comercializa en otros países con diferentes porcentajes de mezcla de alcohol anhidro con gasolina. En ese sentido, mencionó a países como Brasil con una mezcla del 25%, Paraguay con el 27%, Argentina con el 12% y Colombia con el 5%.

En Bolivia, las mezclas están autorizadas por la Ley 1098, de septiembre de 2018, que establece las mezclas de aditivos con combustibles fósiles. Después de realizar estudios y pruebas, avalados por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), se estableció que el límite actual de mezcla del alcohol anhidro con la gasolina importada es del 12%.